La gestión y regulación del aparcamiento en Carballo es uno de los pilares de la estrategia de mejora del espacio público y de movilidad , que actualmente está en la recta final de su elaboración. Los redactores proponen varias medias relacionadas con los aparcamientos de proximidad, mejoras en la zona azul y la señalización.

La medida más ambiciosa propuesta en el plan de movilidad está relacionada con los aparcamientos de proximidad, ya que supondría un gasto para el Concello superior al millón y medio de euros. Los redactores parten de la base de que las actuales bolsas de aparcamiento público que suman 1.897 plazas desaparecerán en el futuro, por lo que se hace necesario sustituirlas a medio y largo plazo, es decir, entre cuatro y ocho años.

El grueso de estas nuevas plazas de aparcamiento público estarían en el ámbito de la calle Vila de Negreira. Serían 1.440 plazas distribuidas en tres bolsas de aparcamiento, una cercana a barrio de O Chorís, otra antes de llegar al cruce con la Álvaro Sotomayor y la tercera, justo al pasar la calle de A Lagoa. En los tres casos los terrenos son privados.

Además de estas tres zonas de aparcamiento en la Vila de Negreira, se plantea la creación de otras tres zonas de aparcamiento en Carballo: uno cerca del CEIP Bergantiños (320 plazas), y los otros, que se ejecutarían con más celeridad, en la zona del Fórum (30 plazas) y en el ambulatorio (120 plazas). Con respecto a la zona azul, en el plan de movilidad en elaboración hay dos propuestas concretas por parte de los redactores.

Ampliación de la zona azul

La primera es la ampliación en 375 plazas en las calles Álvarez de Sotomayor (29), Ambulatorio (75), Concordia (50); Faustino del Río (11); Grabador Manuel Facal (24); Gran Vía (51); la avenida da Milagrosa (7); Montero Ríos (31); Perú (19); Pintor Luís Seoane (22); Río Mandeo (11); Salvador Madariaga (1), Santa María (13); Tarragona (10) y la calle Victoria (10).

El modo de funcionamiento sería el mismo que hay en la actualidad “cunha maior rotación de vehículos, incrementando a posibilidade de aparcamento para residentes e forzar a utilización dos aparcamentos de proximidade nos casos de aparcamentos de longa estadía”. Esta ampliación se ejecutaría en un plazo máximo de cuatro años.

La segunda medida relacionada con la zona azul es la eliminación de las plazas existentes en el primer tramo de la calle Sol, que va desde la rotonda que regula el acceso al casco urbano desde la calle Compostela hasta la glorieta con la Vila de Negreira, dejando solo seis zonas de carga y descarga en el margen izquierdo.

Mayor prioridad

Para los redactores esta es la medida relacionada con el aparcamiento en Carballo que tiene la prioridad más alta y establecen que debe llevarse a cabo en un plazo máximo de dos años.

Esta propuesta lo que pretende es eliminar las retenciones de tráfico que se dan de manera puntual en el acceso desde Santiago. Al respecto señalan que la “maioría do tráfico que accede ao centro urbano procendente do sur (sobre todo de Santiago), ademais dos movementos de axitación de tráfico, pasan por este tramo de rúa. Isto supón a formación de colas en hora punta, que provoca atascos, en ambas rotondas, incrementando así o tempo de acceso”.

A su vez, la eliminación de las zonas de aparcamiento en el primer tramo de la calle Sol redundaría en una mejor accesibilidad porque permitiría ampliar las aceras unos dos metros.