A poco más de cinco meses para las elecciones municipales de 2019, el Partido Popular dio ayer el pistoletazo de salida a la carrera electoral para hacerse con la alcaldía de Carballo. Para demostrar la importancia que tiene el municipio en las aspiraciones populares, los pesos pesados del partido estuvieron la mañana de ayer en el Pazo da Cultura, encabezados por el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, para la puesta de largo de Aurelio Núñez como candidato a la alcaldía carballesa.

Ante un abarrotado auditorio –con una importante representación empresarial de toda la comarca–, Núñez Centeno se estrenó como cabeza de lista prometiendo a los carballeses “honradez e traballo” durante los próximos meses y en el siguiente mandato en caso de hacerse con el bastón de mando. Para conseguirlo pidió el apoyo de todos los militantes y simpatizantes carballeses del partido en las urnas el próximo 26 de mayo.

“Só non podo gañar as eleccións municipais, nin as persoas que conformen a lista nin os membros da xestora poden gañar sós. Necesitamos o traballo de todos os que hoxe estades aquí. Necesitamos o apoio de todos os militantes e simpatizantes, desa metade da poboación carballesa que vota nas autonómicas ao PP”, dijo el candidato.

Para ganarse este respaldo manifestó que preparara un programa “realista, serio, feito con moita reflexión, sen demagoxias nin falsas promesas. Para facer un Carballo novo e mellor para vivir. Un Carballo para todos”. En su discurso Aurelio Núñez recordó sus comienzos como médico en Carballo y también sus primeros pasos en la política, camino que lo ha llevado al Parlamento de Galicia y a presidir el grupo popular en la corporación de Carballo hace ya dos años haciendo una “oposición activa aínda que con poucos resultados visibles debido á actitude intolerante deste goberno que non conta en ningunha das súas decisións cos grupos da oposición e despois falan de rodillos”.

Críticas al gobierno del BNG

Esta fue solo la primera de las muchas críticas que Núñez hizo del actual gobierno nacionalista. De hecho, buena parte del discurso popular–incluyendo el de Feijóo y el presidente provincial, Diego Calvo– se centró en dos cosas: en hacer hincapié en que Evencio Ferrero y su gobierno están caducados y en transmitir el mensaje de que votar al BNG es apoyar a Bildu y a Esquerra Republicana de Cataluña.

“Votar a Evencio é votar secesionismo e golpismo”, aseguró Núñez Centeno, para después continuar señalando que “temos un goberno vello e aburrido que non soluciona as demandas nin as necesidades dos cidadáns”.

Aurelio Núñez en un momento de su intervención | RAÚL LÓPEZ para Diario de Bergantiños

Después enumeró lo que, a su parecer, son los peores pecados del actual gobierno: la falta de puntos de luz, las pocas obras en las parroquias y su baja calidad, la falta de inversión en política social, la improvisación de determinadas decisiones como los cambios de sentido de calles o peatonalizaciones que afectan al comercio, el caos de la circulación de tráfico y muchas otras.

También criticó al alcalde nacionalista por presumir de remanente. “A min lémbrame ao Tío Gilito, aquel pato dos debuxos animados de Disney que estaba metido nunha bañeira de moedas que se pasaba todo o día contando e non gastaba ningunha”. Lógicamente, el conservador reconoció que en 16 años el gobierno el BNG “fixo cousas boas pero progresivamente foi abandonando a xestión, a atención e o coidado das persoas de Carballo”.

Sustituir la inercia

Esta misma idea destacó Alberto Núñez Feijóo en su discurso. “Para unha persoa que leva desde 1979 na corporación de Carballo –en referencia a Ferrero– imaxínome que ir ao Concello non debe ser algo moi ilusionante” y conminó a los vecinos a pasar página. “Despois de 40 anos hai que agradecer os servizos prestados e elixir a un novo alcalde”.

“Carballo é un dos motores da provincia onde non se pode seguir gobernando coa inercia. Hai que avanzar”, subrayó el líder de los conservadores gallegos, manifestando que “temos que substituír 40 anos de inercia por pasos adiante; o acomodo polo inconformismo; a rutina por novas ideas; a pasividade pola acción e Aurelio Núñez preséntase porque quere a Carballo”.

El presidente del PP de Galicia ayer en Carballo en la presentación de Aurelio Núñez | RAÚL LÓPEZ para Diario de Berganiños

Además de las críticas, el presidente de la Xunta recordó los proyectos realizados por el gobierno autonómico en los últimos mandatos del PP a pesar de tener menos dinero que el Bipartito: la autovía de la Costa da Morte que, aseguró, seguirá hasta Camariñas; la bonificación del 50% del suelo industrial, o los más de “sete millóns de euros que investimos en saneamento e abastecemento en Carballo”, a pesar de ser una competencia exclusiva del ayuntamiento.

Por todo esto pidió que los mismos 7.300 votos que recibió de los carballeses en las últimas elecciones autonómicas los tenga Aurelio Núñez el 26 de mayo. Y recalcó Feijóo la idea de luchar contra los nacionalismos aseverando que “coller unha papeleta do BNG o 26 de maio é votar a favor de Bildu e de Esquerra para que siga incumprindo a constitución e fracturando á sociedade catalá”.

Entre tanto, Diego Calvo destacó que Carballo es una prioridad para el PP y por eso eligieron a un “bo candidato” que “quere quedar en Carballo e ser alcalde”. La misma idea expresó la presidenta del PP de Carballo, Marga Varela, quien definió a su candidato como “unha persoa preparada, honrada e traballadora”, un “carballés de corazón” y una apuesta segura para ganar la alcaldía.