El pasado año se registraron en Carballo 230 nacimientos y 253 defunciones, dejando el saldo vegetativo de la localidad en negativo. Además, Carballo enfrenta este año una pérdida de población que alcanza las 92 personas, quedándose a finales del año pasado con 31.312 vecinos empadronados.

Buena parte de las altas que se produjeron en el padrón municipal se debieron a los vecinos de otros municipios que establecieron en la capital bergantiñana su residencia (658, seis más que en 2014), a lo que hay que añadir los 230 nacimientos y las 89 personas extranjeras que se empadronaron el pasado año.

En el municipio se registraron 230 nacimientos y 253 defunciones

 

Entre las bajas, 591 fueron de vecinos que marcharon a vivir a otro municipio, las 253 defunciones y 86 bajas al extranjero que aumentan por tercer año consecutivo. Asimismo, hubo 1.073 modificaciones de domicilio y 931 correcciones de datos a efectos del INE.

Más de 8.500 viviendas están desocupadas

El Barómetro refleja que en Carballo hay un total de 20.378 viviendas, de las cuales 8.574 están desocupadas. Entre las 11.804 viviendas que sí están habitadas, hay 2.733 en las que solo vive una persona y 3.100 en las que solo hay dos residentes. Asimismo, los inmuebles en los que habitan tres personas son 2.980 y con cuatro residentes hay 2.073 viviendas registradas en el Barómetro. En las estadísticas también figura el geriátrico que tiene 79 residentes.

Se tramitaron un millar de licencias

La Oficina Técnica Municipal tramitó un total de 1.030 licencias el pasado año. El grueso de los permisos fueron para obras menores (608), y otros 116 fueron para obras mayores. En ambos casos se evidencia un aumento considerable con respecto a 2014, cuando se tramitaron 541 licencias de obras menores y 72 de obras mayores. Se registraron además 124 licencias de ocupación de la vía pública, 33 de primera ocupación, 149 licencias de apertura de actividades inocuas y se realizaron 64 inspecciones urbanísticas a lo largo del año.