Hace unos días el CCA de Carballo y empresarios del polígono de Bértoa remitieron al Concello un documento con una segunda batería de propuestas de ayuda más ambiciosa. “Situacións extraordinarias requiren accións extraordinarias. Nestes momentos o comercio e as empresas de Carballo son conscientes que a prioridade é dar resposta á emerxencia sanitaria, pero consideramos imprescindible tomar medidas de apoio ao tecido produtivo para garantir os empregos e a viabilidade da actividade económica local”, defienden ambas entidades.

Una de las medidas que proponen es que el Ayuntamiento asuma una parte de las cuotas de la Seguridad Social y una parte de los gastos de alquiler de los locales comerciales, tanto de comercios como de autónomos. Otra propuesta es conceder una cantidad fija de 1.200 euros a las empresas de Carballo que tuvieron que cerrar por el estado de alarma y de 750 euros a aquellas que a pesar de mantenerse abiertas disminuyeron su facturación en un 75% como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Otra posible medida a adoptar que propone el sector comercial e industrial al Concello es que la empresas de Carballo que no recurran a un ERTE puedan recibir una ayuda por cada empleado y que aquellas que sí hagan expedientes de regulación de empleo reciban una ayuda, siempre que los trabajadores reciban el 100% del salario y no solo el 70% que aporta el Estado.  A su vez, solicitan la supresión y no el aplazamiento, como hasta ahora, del IBI, las tasas de agua, basura, terrazas etc, así como créditos sin intereses, a largo plazo, para afrontar pagos urgentes  de gastos corrientes como el suministro eléctrico. 

Precisamente de las medidas de apoyo al comercio y a los empresarios hablaron ayer representantes de la comunidad de propietarios del polígono de Bértoa con Ferrero y el concejal de Promoción Económica, Xosé Regueira, en una reunión telemática. 

Tras la reunión el alcalde, Evencio Ferrero, informó que el Concello ha empezado a estudiar nuevas medidas de apoyo al comercio y al empresariado para tratar de paliar la dramática situación económica por la que están pasando muchos a causa del parón generado por el coronavirus. Por el momento no hay nada concreto, según señaló el alcalde, porque “no hay posibilidad de concretar nada sin tener claro el marco legislativo en el que está trabajando el gobierno”, a lo que se suma que el personal de los servicios económicos del Concello está teletrabajando. Sin embargo, indicó que desde los servicios tributarios municipales ya se están mirando las posibilidades de articular alguna medida de apoyo, más allá de las que ya se están tomando, como el retraso del cobro de impuestos y tasas. 

Además, explicó el alcalde que, para poder articular alguna línea de ayuda será necesario modificar ordenanzas y, para esto será precisa la aprobación del pleno, que no está previsto que se reúna hasta el mes que viene.

Sin embargo, en la reunión las principales demandas de los empresarios estuvieron dirigidas a mantener la seguridad de los trabajadores. Por eso, explicó el secretario de la comunidad de propietarios, Juan Fernández, solicitan al Concello que las labores de desinfección se extiendan al polígono y que se habilite en el parque empresarial un punto de desinfección de mercancía para camiones, como el que tienen las fábricas de Calvo o Celsa. También solicitaron que se habilite un baño para los conductores de camiones que ya no disponen de uno en vista de que la cafetería del polígono está cerrada. 

El alcalde dijo que se pedirá que el vehículo de limpieza viaria de Aspaber que desinfecta las calles del casco urbano se acerque al polígono, pero ese asunto se tratará hoy en la reunión de la comisión de seguimiento. 

Las empresas del polígono adquieren más de 14.000 mascarillas

La comunidad de propietarios del polígono de Bértoa comenzó ayer el reparto de 2.000 mascarillas quirúrgicas entre las empresas del parque para garantizar la seguridad e higiene de los negocios que están funcionando. 

Estas mascarillas, explican desde el polígono, fueron facilitadas por la Subdelegación del Gobierno. Asimismo, la comunidad de propietarios ha gestionado a través de la Confederación de Empresarios de A Coruña y la Central de Compras de la Xunta la adquisición de 14.000 mascarillas por parte de las distintas empresas del polígono que por el número de empleados o las características de su actividad tienen mayor necesidad de contar con este tipo de equipamiento de protección. Estas mascarillas se entregarán a lo largo de esta semana o la próxima, informa la comunidad de propietarios. 

Por otro lado, el Concello de Carballo finalizó ayer el reparto de las 32.000 mascarillas adquiridas para toda la población. En una semana los voluntarios de Protección Civil, la brigada de obras y la Cruz Roja recorrieron los 300 núcleos de población para hacer llegar a todos los vecinos los equipos de protección.