Varios concellos de la Costa da Morte han hecho un llamamiento a los vecinos que dispongan de mascarillas y fundas para que las donen, con el objetivo de hacerlas llegar el Hospital de Cee. El Concello de Fisterra indica que cualquiera que quiera ceder este material, debe ponerse en contacto con el Ayuntamiento a través del número de teléfono 981 740 001 o bien dejarlo en la puerta de la Casa do Concello que da al varadero, donde será recogido. 

El Concello de Cee también ha solicitado a las ferreterías, bazares, tiendas o particulares, que dispongan de mascarillas, guantes, batas y gafas de seguridad, que lo donen a los servicios sanitarios de Cee. Los interesados pueden contactar en el 981 745 100

En el Hospital de Cee está siendo tratado el primero caso positivo de coronavirus diagnosticado en la comarca: un fisterrán que viajó con el Imserso. Es por eso que el gobierno fisterrán llaman a todas aquellas personas que estuvieran de viaje con el Imserso o por cualquier otro motivo en las últimas semanas, que llamen a la Consellería de Sanidade (981 712 265) o al centro de salud (981 712 265) para que soliciten el test del Covid-19. 

Cabe recordar que, a partir de hoy, comienza a funcionar en el área sanitaria de A Coruña (que incluye al Hospital de Cee) el nuevo sistema para realizar las pruebas del coronavirus a los pacientes desde sus propios vehículos sin que tengan que bajarse de ellos, y que solo se le realizará las personas que tengan prescripción facultativa y cita previa. El facultativo tiene que prescribir la realización de este test en el marco de los criterios establecidos en los protocolos y quedará registrada en la historia clínica electrónica del paciente.

Con esta medida se trata de complementar y agilizar el sistema de recogidas de muestras a domicilio, que viene incrementando su demanda en los últimos días.

El nuevo sistema, coordinado y priorizado por el servicio de Medicina Preventiva de los hospitales, permite agilizar tiempos ya que posibilitan que los ciudadanos se desplacen en coche al hospital, y además disminuye la utilización de los equipos de protección individual (EPI) ya que mientras cada visita a domicilio supone un cambio de EPI, los profesionales van a utilizar un solo equipo por turno de trabajo, sin necesidad de cambiarse con cada paciente.