La Feira das Oportunidades de Carballo cerró la noche de ayer en Rego da Balsa dejando un buen sabor de boca entre los clientes y los comerciantes que participaron todo el fin de semana en el evento especial de rebajas del CCA, que este año celebró su novena edición.

La organización calcula que durante el fin de semana pasaron por la carpa de 500 metros cuadrados instalada en Rego da Balsa unas 20.000 personas, cifra similar a la de años anteriores, con un flujo de personas “constante y sostenido”, señaló la gerente del CCA carballés, Maricarmen Freire, quien calificó a la novena edición con un “sobresaliente”.

“Estuvo muy bien de público y de ventas”, explicaba ayer a pocos minutos de cerrar la feria, matizando que no para todos los participantes es igual pero que, en general, el balance es positivo. Aunque lo que más se vendió fue ropa y calzado, Freire apunta que también hubo demanda de calderas y de productos para animales. Hasta la empresa encargada del punto de animación infantil cerró varios cumpleaños. “Aquí vendes todos”, comentaba satisfecha Freire.

La organización calcula que pasaron por la Feira de Oportunidades unas 20.000 personas

La gerente también destaca que la feria es una actividad ya consolidada y que el público siempre sale satisfecho, algo que considera que es bueno, no solo por las ventas, sino porque “fidelizamos”. “Es bueno que nuestros clientes de todo el año disfruten de estas oportunidades especiales”, que brinda el comercio carballés, que es un comercio con calidad y garantía conocidas.