El peso que tiene la atención a la dependencia anualmente en los presupuestos de Carballo es cada vez mayor. En el proyecto de los presupuestos del próximo ejercicio la partida del Servizo de Axuda no Fogar (SAF) sube un 62% (más de 327.000 euros) pasando en solo un año de 522.500 euros a 850.000 euros de gasto.

El incremento de esta partida se debe al aumento de las horas de atención que desde el departamento de Servicios Sociales se prevé que habrá en 2019. En concreto, la estimación de aumento es de 1.600 horas más al mes, con un ascenso en el verano, lo que supone 9.600 horas de atención más al año. Esta subida de las horas de atención implica, inevitablemente, el aumento de los gastos de un servicio que es competencia autonómica pero que, en gran parte, asumen las arcas municipales. “Ese é un longo debate”, apunta la concejala de Facenda, Belén Lendoiro.

Gasto total en dependencia

Aunque la partida de 850.000 euros es lo que paga el Concello de Carballo a la concesionaria que se encarga de la prestación del servicio, lo cierto es que la ayuda en el hogar supone un gasto mucho mayor.

Según explica Belén Lendorio, al importe que año tras año se paga a la empresa que tiene la concesión de la gestión hay que sumar los 6.000 euros anuales en material y equipamiento y otros 760.296 euros que se gasta en el personal que se encarga de asistir a los dependientes.

Y es que a pesar de que parte del servicio está externalizado, las encargadas del cuidado de los dependientes durante la semana son las 14 auxiliares de ayuda en el hogar que tiene en plantilla el Concello de Carballo. Es decir, la empresa se encarga de la gestión del servicio de los fines de semana y festivos así como de cubrir las bajas, las vacaciones o casos de urgencia.

Así las cosas, la previsión es que el próximo año el Servizo de Axuda no Fogar le cueste al Ayuntamiento un total de 1.616.296 euros. Para costearlo, todos los ejercicios la Xunta aporta una subvención que, al igual que los gastos, sube año tras año. Concretamente, para 2019 el presupuesto carballés incluye una subvención de 672.909 euros, un 40,2% más que la del presente ejercicio, pero que sigue siendo insuficiente para cubrir todo el coste de la prestación.

A este dinero de la Xunta también hay que añadir los 108.540 euros de los copagos que realizan los usuarios del servicio, por lo que la municipalidad debe pagar con fondos propios los otros 834.847 euros, es decir, más de la mitad del gasto anual.

Casi 66.000 horas en 2022

Y todo indica que en los próximos años este gasto de atención a la dependencia no dejará de crecer. De hecho, los Servicios Sociales carballeses estimaban el año pasado con motivo de la licitación del contrato del SAF que en 2022 el número de horas del servicio alcanzaría las 65.653, el doble en comparación con las que se prestaban hace apenas dos años.

La clave no solo está en el número de usuarios –que crece todos los años–, sino también en cada vez los dependientes son más dependientes y el número de horas que se asigna a su cuidado es cada vez mayor.