La comunidad del polígono de Bértoa podrá disponer este año de su demandada nueva sede. Esta será, finalmente, el edificio de la antigua oficina municipal de Promoción Económica que el Concello de Carballo tiene en la entrada del parque empresarial y que cederá a la entidad para su utilización por el tiempo máximo que permita la ley.

La intención del gobierno municipal es que el convenio que permitirá la cesión del uso de las instalaciones se apruebe este mes en pleno, por lo que a partir de febrero –y una vez formalizado el convenio– la comunidad de propietarios ya podría empezar a usar el edificio, indicó ayer el concejal de Promoción Económica, Xosé Regueira.

La cesión del edificio municipal será gratuita y la asociación podrán realizar todas las obras de reparación y de redistribución del espacio que precisen para hacerlo funcional –siempre que no afecte a la estructura básica–, que era uno de los puntos pendientes por concretar.

Eso sí, todas estas obras “las tendrá que hacer la comunidad del polígono de Bértoa. Nosotros cederemos el espacio tal y como está”, aclara Regueira, quien también afirma que para realizar estas actuaciones la entidad empresarial podrá hacer uso de las subvenciones que obtenga tanto del Concello de Carballo como de las demás administraciones públicas En la actualidad el inmueble que albergaba varios servicios autonómicos y de la Cámara de Comercio de A Coruña, está totalmente vacío

Cierre nocturno

Con una de las demandas más urgentes del polígono ya a punto de concretarse, otro de los asuntos en los que está trabajando la concejalía de Promoción Económica es en el cierre nocturno del tráfico rodado del parque.

En este sentido, Regueira explica que hoy tendrá una reunión con el gerente de la comunidad del polígono de Bértoa, Pablo Rodríguez, en la que se abordará el tema. La pretensión inicial del concejal es asegurarse de que legalmente se pueda impedir el acceso a todas personas a la zona, teniendo en cuenta que son vías de titularidad municipal. “Estamos pendientes de concretar si se pueden cerrar todos los accesos al polígono o si vamos a necesitar algún permiso más”, apunta. A mayores, también se solicitará un informe a la Policía Local.

En un principio, la subdelegación del Gobierno y Xestur –que es titular de parte de los terrenos de la segunda fase– están de acuerdo con la medida, pero hay que tener en cuenta que en el polígono también hay otros usos, además del empresarial, como el futuro centro social de Bértoa.

Así, la concreción del cierre de los accesos al polígono con la que todas las partes están de acuerdo para mejorar la seguridad de las empresas allí instaladas, tendrá que esperar un poco más.