Pleno de la Diputación celebrado ayer

Los diecisiete municipios de la comarca recibirán un total de 10.957.960 euros de la Diputación para realizar inversiones. Este dinero llegará a las arcas municipales gracias a los programas de cooperación que el pleno provincial aprobó la mañana de ayer, con la novedad de la puesta en marcha del Plan de Acción Social (PAS) que, junto al POS, ayudarán a los ayuntamientos a financiar obras sostenibles en cada una de las localidades.

Carballo es el municipio de la provincia que más dinero recibe de estos dos planes: 1,5 millones de euros –906.812 del PAS y 664.995 euros del POS–, y en la zona solo se le acerca Santa Comba, con poco más de un millón de euros. Vimianzo, por su parte, recibirá casi 900.000 euros y más de 828.000 euros serán para A Caracha.
La asignación económica para Zas, Ponteceso, Muxía y Cerceda es superior a los 600.000 euros, a los que se acercan Cabana y Dumbría con casi 550.000 y 589.000 euros, respectivamente. Camarillas, Cee, Fisterra, Malpica y Laxe recibirán entre 300.000 y casi medio millón de euros, en tanto que Corcubión es el municipio con menor asignación, apenas 173.000 euros.
En total el PAS distribuirá 33 millones de euros entre los ayuntamientos de la provincia, de los cuales 6,3 millones serán para la Costa da Morte. Desde el gobierno provincial destacaron que para la distribución del dinero de este nuevo plan de cooperación entre los 93 municipios coruñeses se utilizaron los mismos criterios POS, que tienen una gran aceptación por parte de todos los ayuntamientos por ser equitativos y transparentes en el reparto y, por lo tanto, es el principal modelo a seguir. Así, la cantidad asignada en el Plan de Acción Social para cada ayuntamiento se calculó tomando en cuenta el esfuerzo fiscal (5%), el número de parroquias de cada municipio (15%), la población (35%) y la superficie territorial, otro 35%, a lo que hay que sumar una cuota fija del diez por ciento.
La novedad del PAS es que la mayor parte de las inversiones que realicen los ayuntamientos con este dinero –al menos el 60% de la cuantía económica– deben tener un claro “carácter social”; es decir deben destinarse a actuaciones que mejoren las condiciones de vida de la población, preferentemente de la infancia, la juventud, las mujeres, las personas mayores y las q tengan diversidad funcional o necesidades especiales.
Así, con buena parte de los 6,3 millones de euros que este plan le asigna a la comarca se deberán financiar el acondicionamiento de parques, jardines y espacios públicos abiertos; la eliminación de las barreras arquitectónicas en espacios y edificios públicos; la rehabilitación y conservación de instalaciones deportivas y culturales o, también, marquesinas.
Además, un 40% del dinero los ayuntamientos podrán usarlo para realizar otro tipo de inversiones, siempre que sean sostenibles. Por su parte, el Plan de Obras e Servizos destina a la zona para el próximo ejercicio más de 4,6 millones de euros, con la novedad de que cada concello podrá usar la mitad del dinero para pagar gasto corriente (antes era el 40%), y el otro 50% deberá usarse obligatoriamente para la realización de obras, siempre de carácter sostenibles.