La limpieza de los colegios de Carballo seguirá estando, como hasta ahora, en manos de personas con diversidad funcional. Así lo ha decidido el Concello que está licitando el nuevo contrato de gestión del servicio, reservado exclusivamente a los centros especiales de empleo de iniciativa social, con el objetivo de favorecer la inserción laboral de las personas con necesidades especiales.

Es un tipo de contrato por el que se apuesta cada vez más desde la municipalidad, que aplica la misma modalidad al servicio de la limpieza viaria –fue pionero hace ya 16 años–, al de los centros educativos y desde el pasado año también al de mantenimiento de los jardines y las zonas verdes.

En todos los casos, los buenos resultados son evidentes. Desde el Concello defienden que además del interés público que supone la prestación de estos servicios, se debe cumplir una “finalidad social”, facilitando “el acceso al empleo de personas con discapacidad” y más en vista de que en toda Galicia hay una escasa oferta laboral para estas personas.

La contratación de centros especiales de empleo también está fomentando la mejora de la formación de las personas que prestan o podrían prestar los servicios en los próximos años. Es el caso del centro especial de empleo de Aspaber, donde diez usuarios se formarán durante los próximos tres años para conseguir un certificado de profesionalidad nivel 1 de limpiador en edificios públicos a través de un proyecto de Formación Dual.

1,3 millones por la limpieza de los colegios de Carballo

En el nuevo contrato de limpieza de los centros educativos del municipio, el Concello invertirá más de 1,3 millones por los próximos cuatro años. El servicios se ha dividido en dos lotes. El primero comprende los colegios Fogar, Bergantiños, Razo, A Gándara y Jesús San Luis Romero y es el más costoso, con casi 289.000 euros al año.

En el segundo lote están incluidos el CRA Ponte da Pedra, constituido por las escuelas unitarias de Berdillo, Artes, Rega y Mirón (Bertoa), la Sede CRA y la escuela infantil As Landras, con un coste anual de unos 53.000 euros.

El servicio de limpieza de los colegios públicos y escuelas incluye además del de los propios edificios, los patios y áreas incluidas en el recinto escolar, así como el mantenimiento y conservación de las papeleras ubicadas dentro del recinto.