La solidaridad de los carballeses quedó de nuevo demostrada ayer en Ramil (Rus), donde muchos se dieron cita para bailar con los Trastes de Cances y el DJ Toñito Rama y, a la vez, recaudar fondos que mejorarán la vida de más de un centenar de niños (132) de Taznaqt, una pequeña localidad del sudeste de Marruecos.

Esta exitosa iniciativa de la vecina de Rus Raquel Rodríguez –que llevará personalmente los fondos recaudados en diciembre hasta Taznaqt– permitirá construir un parque infantil, un pequeño baño en la guardería de la localidad, además de adquirir productos médicos y de higiene personal e infantil de la mano de la ONG marroquí Amal Taznaqt, donde fue voluntaria el pasado mes de julio. Por eso se mostró agradecida con todos los que acudieron y todos los que colaboraron, tanto en la organización de la sesión vermú solidaria como las empresas que donaron regalos para sortearlos en la fiesta.

“Hai que quitar os estigmas”, asegura la vecina de Rus

“Hai que quitar os estigmas, porque alí non hai máis que xente marabillosa que che abre as portas da casa, xente súper hospitalaria. Temos que quitar a venda dos ollos e non xulgar antes de coñecer á xente”, afirmó la carballesa.

Kiko Rojo, otro de los voluntarios carballeses, recordó que “hai moitos anos temos un grupo de xente que viaxamos todos os anos a Marrocos” e invitó a todo el que quiera a sumarse a esta experiencia solidaria porque recibes “bastante máis do que dás”.

“Hai que repetir esta festa moitas veces para seguir axudando alí abaixo, porque a xente meréceo”, culminó Rojo, agradeciendo a Raquel Rodríguez la iniciativa solidaria.
Las huchas para seguir donando se pueden encontrar en la farmacia de Sofán, el bar A Piña, la cafetería Valle Inclán, la Bombonera, O Recuncho Ecolóxico y Foto Fuentes.