La Vázquez de Parga se mantiene como la calle con mayor siniestralidad vial del casco urbano de Carballo. En los primeros seis meses del año han tenido lugar en esta importante vial carballés ocho accidentes, frente a los seis que ocurrieron en ese mismo período de 2017 (en todo el año fueron 13), según el balance de la Policía Local.

Además de la calle Vázquez de Parga, también se registraron en el primer semestre numerosos accidentes de tráfico en las calles Gran Vía y Barcelona (seis en cada una), mientras que en el pasado año los accidentes se concentraron también en las calles carballesas por las que discurre gran parte del tráfico que entra y sale del casco urbano como la Perú y la avenida de Fisterra (ocho) a las que hay que sumar la calle Luis Calvo, en la que se produjeron once accidentes de tráfico. En general, el balance de la Policía Local refleja que este ejercicio ha aumentado la siniestralidad en las calles de Carballo un 44 por ciento, con 24 accidentes más que en el primer semestre del pasado año. Es decir, hasta junio se registraron 78 accidentes de tráfico y a lo largo de todo 2017 fueron 121 siniestros.

No prestar atención

En este año, no prestar la atención suficiente al volante ha sido la causa más frecuente de los accidentes de tráfico ocurridos en la capital de Bergantiños. Casi un 37% de los accidentes se produjeron por esta razón, en tanto que cerca del 26% de los siniestros viales fueron por no respetar las prioridades de paso y un 6,4% por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Los accidentes de tráfico en el municipio han aumentado un 44% en lo que va de año hasta los 78, y ocho de ellos han tenido lugar en la calle Vázquez de Parga, que ya el pasado año acumuló 13 siniestros

Sobre esto último, la Policía Local señala que “se detecta un descenso en los conductores al volante que circulan bajo los efectos de las bebidas alcohólicas”, porque en lo que va de 2018 las pruebas que arrojaron un resultado positivo fueron 35, cinco de ellas en accidentes de tráfico. Catorce casos se tramitaron en los juzgados, 21 por vía administrativa y tres fueron por conducir bajo los efectos de las drogas.

El informe policial destaca, a su vez, que este año la policía municipal comenzó a trabajar con el test de drogas de forma plena y completa. De hecho, entre el 1 de julio y el 24 de agosto se tramitaron siete denuncias más por conducir bajo los efectos de las drogas. En cuanto a los heridos, en el presente ejercicio hubo quince personas heridas en accidentes de tráfico y cinco de ellas eran peatones. A estos peatones heridos en accidentes de tráfico se sumó uno más ayer, un niño de 12 años que fue atropellado en el paso de peatones entre el cruce de la calle Perú y la Ponte da Pedra. El menor circulaba en monopatín cuando fue envestido por un Mercedes 190 que llevaba un trailer ocasionándole heridas leves que se trataron en el centro médico.