Más de una década han tenido que esperar los vecinos de la avenida das Flores de Carballo –el primer tramo de la travesía de Sísamo– para ver las máquinas llegar al vial y trabajar en algo más que en la reparación de las tuberías de la traída de agua. Desde el lunes los operarios y las palas de la empresa Excavaciones y Obras Candal están trabajando en la primera fase de la mejora del vial prometida por la Diputación de A Coruña hace ya varios años y que, después de  mucha demora, por fin se está haciendo realidad.

Los primeros trabajos se están centrando en los servicios de agua, sustituyendo las canalizaciones del abastecimiento y saneamiento, y rompiendo las aceras en el margen izquierdo de la calle en dirección a Sísamo, en la intersección con la calle Fábrica.  Como las obras por ahora solo ocupan la zona antes delimitada para el aparcamiento, la circulación está permitida en ambos sentidos, aunque siempre con las precauciones de una zona en obras.

Los operarios de Excavaciones Candal empezaron ya a romper las aceras y a cambiar las tuberías de agua en la travesía de Sísamo

Los trabajos se extenderán a lo largo de seis meses y abarcarán un tramo de 730 metros, en el que se renovarán los servicios, se soterrará el cableado del alumbrado eléctrico, se crearán aceras de más de dos metros y medio de ancho, se mejorará el firme y se humanizará la vía como en otras zonas de Carballo. Después será el turno de la segunda fase, a la que aún la Diputación debe asignar fondos, aprobar el proyecto y licitar.

En breve estas obras coincidirán con mejoras en otras vías del barrio de As Flores que ejecutará el Concello, también con fondos provinciales. Lancer Obras y Proyectos es la empresa adjudicataria de la obra, cuyo contrato ya está formalizado.

Este proyecto municipal afectará a las calles Mirtos, Malva, Camelias, Violetas, Avenida da Cristina, Moreiras y plaza de San Cristovo. En todas ellas se colocará un nuevo pavimento, se ejecutarán aceras donde no existen y habrá ampliaciones en algunos de los viales, como el Violeta, que será más ancho para poder ejecutar un cebreado peatonal desde la calle Flor do Toxo hasta las inmediaciones del instituto Monte Neme.

En la Avenida da Cristina y la calle Moreiras se construirá la red de pluviales para canalizar las aguas de un manantial que brota en las inmediaciones.

La actuación más importante se realizará en la plaza de San Cristovo. Se dotará a la zona del parque infantil de un nuevo solado a base de caucho continuo y de nuevos juegos. Las zonas deportivas se reacondicionarán y dotarán de nuevas instalaciones. Se ejecutarán obras de reparación y mantenimiento sobre el mobiliario urbano existente para evitar el completo deterioro del mismo