Los alcaldes de A Laracha, José Manuel López Varela; Cerceda, José García Liñares; y Muxía, Félix Porto, son los que más cobraron en 2017 por su trabajo con dedicación exclusiva al frente de sus ayuntamientos. Así lo pueden comprobar los ciudadanos en el portal del Ministerio de Función Pública que da a conocer anualmente la Información de los Salarios de la Administración (IPSA), es decir, las percepciones que reciben los cargos electos de las corporaciones municipales.

En los últimos datos recientemente publicados–los del ejercicio 2017– se refleja que por su actividad municipal, el alcalde larachés es, con diferencia, el que más cobra: 48.760 euros anuales, un 18% más que su homólogo de Carballo, un municipio que tiene casi tres veces más población.

Carballo, de los más bajos

Y es que el carballés Evencio Ferrero, a pesar de ser el regidor del ayuntamiento más poblado de la comarca (y uno de los que más habitantes tiene de Galicia), cobra 41.215 euros. De hecho, su sueldo es de los más bajos entre las percepciones que reciben alcaldes de municipios gallegos con un tamaño similar, como Arteixo (51.004 euros), Narón (49.716 euros) u Oleiros (54.540 euros). No obstante, Ferrero cobra más que el primer edil coruñés, que el pasado ejercicio percibió un sueldo de 39.999 euros.

Volviendo a la comarca, también cobran más que el alcalde carballés, el de Cerceda –que tiene un sueldo de 44.999 euros– y Muxía, con un sueldo de 44.800 euros al año. Solo unos euros menos cobra el alcalde de Vimianzo, Manuel Antelo, que tiene una retribución anual por su dedicación exclusiva de 44.702 euros.

En el rango de los 42.000 euros están los sueldos de los regidores de Malpica y Cee. En este último caso, Ramón Vigo, por su dedicación parcial, cobra una retribución de 36.000 euros, importe al que hay que sumar los 6.000 euros que recibió por las dietas de asistencia y otras percepciones.

Menos que el regidos carballés cobran ya el resto de los alcaldes de la Costa da Morte, empezando por el zaense Manuel Muíño, que tiene un sueldo de 40.799 euros, y siguiendo por José Manuel Pequeños (Dumbría) y José Muíño (Cabana), que cobran 40.400 y 40.229 euros, respectivamente.

Los regidores con dedicación exclusiva que menos cobran son el coristanqués Abrahan Gerpe (38.010 euros), el exalcalde camariñán, Manuel Valeriano Alonso de León (33.984 euros) y el laxense José Manuel Mouzo (33.212 euros).

Parcial o sin dedicación

Además están los alcaldes que tienen dedicación parcial o, directamente, no tienen dedicación a su actividad municipal que, lógicamente, cobran mucho menos que el resto de sus homólogos.

Es el caso del pontecesán Lois García Carballido que percibió el pasado año un total 5.863 euros por su dedicación parcial. En Santa Comba, la alcaldesa María Pose, recibió por asistencias 5.100 euros, y el alcalde de Corcubión, Manuel Insua, cobró 278 euros.