Los carballeses tendrán mucho que decir en el futuro diseño del espacio urbano municipal. Es la apuesta más novedosa que hará el Concello de Carballo en la estrategia de mejora de la gestión del espacio urbano y de la movilidad cuya elaboración salió ayer a licitación. Y es que si bien los cambios en el espacio urbano carballés llevan años en marcha, hasta ahora los vecinos no han tenido la oportunidad de participar en su diseño, más allá de expresar su apoyo u oposición una vez que los mismos estaban en marcha o ya ejecutados, centrándose el debate, únicamente político, en el salón de plenos.

Ahora, tal y como anunciara el pasado año la concejala de Planificación e Mobilidade Urbana, Milagros Lantes, la elaboración de esta estrategia estará abierta a la participación vecinal, con la creación de un grupo de trabajo permanente en el que estarán representados los agentes sociales y con la participación más directa y abierta en, al menos, dos de las fases de trabajo.

El Concello está contratando la elaboración de la estrategia de mejora de la movilidad en el municipio

Así, los carballeses tomarán la palabra para consensuar el diagnóstico de la situación actual que realice la empresa encargada de elaborar el documento –que costará a las arcas municipales más de 66.500 euros – y también las propuestas de actuación para la solución de los problemas detectados y mejorar el espacio urbano no solo en cuanto a movilidad rodada o peatonal, sino en cuestiones medioambientales. Será un proceso largo que llevará año y medio una vez que se ponga en marcha.

Cinco fases

Los seis primeros meses estarán destinados a realizar el diagnóstico de partida. Más concretamente, se analizarán los patrones actuales de toda la movilidad rodada (tráfico pesado, coches, bicicletas) y de la peatonal; la situación del transporte público interurbano, con los recorridos, las paradas y las líneas; la incidencia en la movilidad de las infraestructuras realizadas y proyectadas y todas las actuaciones realizadas en materia de accesibilidad (humanización de calles, Pedibús, Metrominuto).

El diagnóstico incluirá, además, las matrices de movilidad y un modelo digital de la situación actual del tráfico en la carretera comarcal, la travesía de Malpica, la carretera de Razo, el vial de Santiago, la avenida da Milagrosa o la Gran Vía que permita introducir, posteriormente, las alternativas propuestas y analizar las incidencias que se producirían con el objetivo de poder valorar la calidad de las propuestas.

En los siguientes tres meses la empresa deberá presentar y concertar este diagnóstico con los agentes sociales. “Ou obxectivo fundamental desta fase é o de sensibilizar e impulsar a máxima participación da cidadanía e acadar o obxectivo mencionado de que os cidadáns vexan este proxecto como propio, conseguindo ou maior consenso posible da situación de partida e do diagnóstico realizado”, señala el Concello en el pliego.

El proceso estará abierto a los vecinos en dos de sus fases de desarrollo

Para que los carballeses consigan apropiarse del documento se proponen algunas acciones, como darle al proyecto una imagen distintiva o identificar las propuestas de agentes sociales, políticos, asociaciones, clubes deportivos y de otros sectores de la población como los escolares, los adultos o los mayores para diseñar medidas concretas de participación, o la apertura de canales para hacer posible la participación ciudadana en todo el proceso.

Sobre este diagnóstico consensuado se propondrán las medidas a tomar, lo que llevará los siguientes seis meses. Las propuestas deben estar dirigidas a mejorar el espacio público, los indicadores medioambientales (ruido, emisiones a la atmósfera o consumo energético) y la movilidad sostenible, priorizando la movilidad a peatonal, en bicicleta y en transporte público, sobre la circulación en vehículos privados.

Todas estas propuestas deberán someterse, nuevamente, a la valoración de los vecinos. Sobre sus opiniones se creará lo que será el plan director que contendrá el diseño del espacio urbano y de la movilidad en el municipio y, en especial, en el casco urbano, así como las inversiones que realizará el Concello de Carballo en los próximos años, algunas de las cuales podrán contar con la financiación de la Unión Europea, si se conceden fondos estructurales a la estrategia DUSI.

Puede que no sea un trabajo fácil ya que en muchos proyectos –la peatonalización de la calle Colón, por ejemplo, o del cambio de ordenación en la Martín Herrera, solo por mencionar los más recientes– la visión de muchos vecinos y comerciantes ha sido opuesta a los planes del gobierno municipal o, al menos, discutible. No obstante, la estrategia pondrá en perspectiva, tanto para el ejecutivo como para los carballeses que se involucren, las necesidades futuras de la movilidad carballesa.