La recaudación de los ayuntamientos de la Costa da Morte por las construcciones, obras e instalaciones que realizan los vecinos y empresas casi se cuadriplicó durante 2017. Según los datos que figuran en la liquidación de los presupuestos municipales que avanzó el Ministerio de Hacienda a finales de junio, los concellos de la comarca ingresaron más de 4,02 millones de euros el pasado año vía ICIO, un 222% más que en el ejercicio anterior.

La cifra exacta no está cerrada por el momento porque en el documento del Ministerio no figura información de los concellos de Santa Comba, Ponteceso y Laxe, lo que quiere decir que la recaudación total será mucho mayor que la avanzada hace días.

Es un nivel de ingresos por el ICIO que se acerca al de los años del “boom” de la construcción, pero en este caso no se debe a que haya un nuevo auge de la promoción privada en el sector del ladrillo –solo hace falta echar un vistazo a la relación de las licencias aprobadas para comprobar que son escasas o nulas los permisos para edificios de vivienda, por ejemplo–, sino a obras de carácter especial.

Ingresos millonarios

Más de la mitad de esta recaudación por el ICIO que hubo en la comarca está en Muxía. Según los datos de la liquidación que avanza Hacienda, las arcas muxianas ingresaron 2.268.201 euros de impuestos indirectos (el ICIO es el único que se cobra), que son en su casi totalidad por las obras del parque eólico (en dos fases) promovido por la compañía EDP Renovables en los montes de Morquintián, Touriñán y Nemiña.

La ejecución del parque eólico supuso una inversión de 68 millones de euros que empezarán a rentabilizarse este verano cuando se pongan en marcha las instalaciones.

Los concellos de la zona ingresaron más de cuatro millones de euros por el ICIO el pasado año, la mitad, en Muxía

En Malpica, la repotenciación del eólico en el que se invirtieron más de 22 millones de euros supuso una entrada para las arcas locales de una gran parte de los 477.354 euros recaudados por el Concello el pasado año en ICIO.

El efecto de la construcción de parques eólicos se mantendrá este año y el que viene, si bien los que se beneficiarán ahora serán los concellos de Cabana, Vimianzo y Laxe. Concretamente, el parque promovido por Fenosa Wind reportará al Ayuntamiento vimiancés un ingreso de casi un millón y medio de euros por el impuesto de obras, mientras que por los otros dos parques, la recaudación en Laxe y Cabana por las obras rondará los 300.000 euros en cada uno.

Zas también se beneficiará de las obras de los eólicos y, de hecho, en los presupuestos aprobados este año ya figura una previsión de ingresos por el impuesto de obras de 200.000 euros.

A todo este dinero se sumará el que reciban los concellos de Carballo y Coristanco por la construcción de los parques eólicos Bustelo y Campelo que fueron declarados de interés especial por la Xunta el pasado mes de abril para facilitar su tramitación. Se estima que solo Coristanco ingresará en sus arcas por estos proyectos cuatro millones de euros.

Pero no solo la construcción de los eólicos supuso el pasado año importantes ingresos para algunas arcas municipales. En Cerceda, por ejemplo, las obras en el complejo medioambiental de Sogama permitieron una recaudación de 238.710 –frente a los 70.000 de un año antes– y para este año se prevén otros 526.000 euros, según figura en los presupuestos locales de 2018.

Las obras en los polígonos también aumentan los ingresos municipales

Las inversiones en los polígonos industriales también ha permitido incrementar la recaudación por el ICIO, incluso a pesar de las bonificaciones que conceden los ayuntamientos para promover la actividad industrial. El mejor ejemplo de esta situación es Carballo que desde el despegue de la segunda fase del polígono industrial de Bértoa en el año 2015 no recauda menos de 200.000 euros anuales vía ICIO –el pasado ejercicio fueron 252.781 y el anterior, 241.292 euros–, cuando en 2014 apenas ingresaba 49.000 euros en este concepto. En A Laracha el efecto Inditex también se hizo notar.