El mercado laboral de la Costa da Morte encadenó el sexto mes consecutivo de bajada del paro en lo que va de año gracias al impulso de los municipios turísticos de la zona en el empleo estival. En el mes de julio el desempleo bajó en 315 personas, de los que el 75% eran desempleados de Carballo, Laxe, Malpica, Corcubión, Fisterra y Camariñas.

La contratación pública temporal para cubrir los servicios de verano (socorristas, brigadas contra incendios, auxiliares de policía, técnicos de turismo) ayudan en gran medida a esta disminución, pero también tienen mucho peso la contratación privada –también temporal– en todas las áreas del sector turístico, muy movido en estos meses.

La de julio fue la sexta disminución consecutiva del paro en lo que va de año en el conjunto de la comarca, con 315 personas menos, de las que el 75% estaba registradas en los municipios turísticos de la comarca: Carballo, Fisterra, Malpica, Laxe, Corcubión y Camariñas

Así se evidencia en el comportamiento del paro por sectores. Y es el grueso de la caída de los demandantes de empleo no solo están en los ayuntamientos más turísticos, sino también en el sector de los servicios: de las 315 personas que salieron del paro, 202 son de este sector, lo que representa una disminución intermensual de casi un cinco por ciento.

En los otros sectores de actividad también descendió la desocupación: casi un cuatro por ciento en la construcción, 2,3% en la industria y 9,4% en el sector agropesquero.

Este impulso del sector servicios en los municipios con mayor tirón turístico ha favorecido una reducción general del desempleo respecto a junio del 4% y del 8% en comparación con julio de 2017.

Resto de los concellos

Aunque los seis concellos arriba mencionados lideran la bajada de la desocupación en la Costa da Morte, la tendencia es generalizada en el resto de los municipios, menos en Dumbría, donde subió un 4,4 por ciento.

El desempleo disminuyó también en todos los tramos de edad y entre los hombres y mujeres. En julio la reducción del paro fue mayor entre los mayores de 25 años (288 personas) y entre los hombres (218).