Mari Carmen Vila (Cambre de Loutoño, Malpica, 1967) concurre por segunda vez a las elecciones municipales como candidata del Partido Socialista a la alcaldía de Carballo. Su gran prioridad, asegura, son las personas y mejorar la vida de los vecinos “tanto los que nos hayan votado como los que no nos hayan votado porque representas a tu pueblo”.

El 28 de abril el PSOE fue el partido más votado en Carballo. ¿Cómo asume estos resultados de cara a las municipales?
Con cautela. La experiencia nos ha demostrado que en las elecciones generales y en las elecciones autonómicas el Partido Socialista tiene muchos votos, pero también es cierto que cuando llegan las municipales esos votos no se ven reflejados en la candidatura municipal. Este resultado nos anima y nos da empuje, pero somos muy cautelosos porque no tiene por qué reflejar ese resultado en las municipales porque influyen cuestiones totalmente diferentes a las de cualquier otro proceso electoral, como la zona, el candidato, el trabajo realizado, la imagen que se proyecta, el nivel de conocimiento…

¿El trabajo realizado en los últimos cuatro años le ha permitido asentar su proyecto como líder del PSOE de Carballo y que su elección como candidata esta vez haya estado exenta de polémica?
Sí. Cuando nos presentamos a las anteriores elecciones el proceso por el que fui designada candidata fue curioso, vamos a decirlo así. Empezamos con muchas dificultades porque teníamos muchas variables en contra. Sin embargo, Valentín Costa, que es el concejal que me acompaña en la corporación, y yo hemos intentado reflejar una imagen de tranquilidad, de trabajo, no tenemos agresividad, sino una idea en común: los carballeses. A partir de las personas puedes desarrollar todo lo demás. Hemos sido el grupo menos votado, minoritario en el pleno municipal, pero somos probablemente el que más ha sacado mociones adelante, proyectos, soluciones, hemos intentado dialogar, pedir.

¿Qué es lo prioritario para Carballo en los próximos cuatro años?
La prioridad es la gente. Es importante mejorar la seguridad viaria, que las calles estén bien y con mantenimiento, la circulación regulada y adecuar el límite de 30 y que los pasos de peatones estén a la vista. Hay que proyectar el centro de acción social, los abastecimientos de agua y no vamos a renunciar de ninguna manera a la circunvalación.

La circunvalación es nuevamente uno de los temas estrella de la campaña de las municipales.
El Partido Socialista siempre ha defendido la circunvalación a capa y espada. Estamos completamente convencidos de que nuestro pueblo no se va a desarrollar hasta que no tengamos la circunvalación. De hecho, la primera moción que presentamos en el pleno fue para la circunvalación, para que el Concello negociara con la Xunta para que se pueda llevar adelante. La propuesta fue votada en contra por el BNG y por el PP. Pero si es cierto que se va a empezar la circunvalación me alegro mucho por mis vecinos, independientemente del grupo político que lo consiga, porque va a ser el pulmón de nuestra ciudad.

Asegura que la primera medida que tomará si es alcaldesa es modificar el límite de velocidad de 30, pero la DGT ya está trabajando para implantarlo en todas las ciudades.
Es evidente que en el cinturón del casco urbano la velocidad debe estar a 30 y en la zona escolar tiene que estar a 20. Pero no tiene mucha lógica que la señal esté a dos kilómetros del centro. Por eso nos parece que es un afán recaudatorio en todo el casco urbano. Si la norma no resulta para el fin con la que está creada, no sirve y hay que modificarla, por eso decimos que con el respeto de las leyes de rango superior, intentaremos encajar los límites de velocidad en Carballo.

¿Cuáles con las principales necesidades que hay que cubrir en la zona rural?
Lo principal es equipar los servicios con aquellos que tenemos en el casco urbano. La gente que quiere vivir en el rural como opción de vida tiene que gozar de los mismos servicios y dotaciones que en el casco urbano, empezando por la conexión a internet, la dinamización del deporte y de la cultura para niños y mayores. Algo que es fundamental es el abastecimiento de agua y si no hay dinero para hacerlo hay que ir a donde haga falta para conseguirlo.

¿Y en el casco urbano?
Necesitamos un centro de acción social ya. Y este es un compromiso personal mío. Construiremos en suelo público del ayuntamiento un centro de acción social en donde tengan cabida las asociaciones sin ánimos de lucro como Afaber, la Asociación Española Contra el Cáncer, la Cruz Roja o Vieiro. Es un esfuerzo que tenemos que hacer porque lo cierto es que tenemos muy abandonadas a las asociaciones y están haciendo una labor social impresionante que no están cumpliendo las administraciones. Es nuestra obligación darles un lugar digno a los usuarios.

¿Cree que se ha gastado más dinero en asfalto que en la atención a las personas?
Estoy totalmente convencida de ello. Nos han llamado “Corazón de piedra” los últimos dos años. ¿Qué estamos haciendo por las familias en las que todos sus miembros son parados de larga duración? ¿Les estamos bonificando el IBI o el impuesto de circulación? No. La dependencia se está llevando a cabo en la medida de lo posible, pero todo lo demás lo tenemos abandonado. Es cierto que hay que arreglar las calles pero ¿qué hacemos con la gente? Yo no quiero que mi concello sea corazón de piedra, quiero que mi concello sea ejemplo de dignidad y de ayuda para las personas.

Una de las cosas que ha criticado en la campaña es que el gobierno se escuda en que muchas de estas cosas no son de su competencia.
Yo creo que la frase “no es competencia nuestra” es la más desgastada de este mandato. Nunca la había escuchado tantas veces. Sin embargo, los vecinos sí son nuestra competencia y tendremos que ir hasta las últimas instancias y buscar recursos para mejorar la vida de los carballeses. El PSOE, cuando estuvo en el gobierno, consiguió dos veces fondos europeos que permitieron construir el Fórum y la captación del Bardoso, y este gobierno se presentó dos veces a los fondos Edusi y no consiguió nada.

¿Cuáles son las propuestas que tenéis respecto al empleo y al polígono de Bértoa?
Lo primero, empezar ya con la ampliación del polígono. La ocupación de la segunda fase está en un nivel muy alto y si alguna empresa grande quiere venir para Carballo no tiene suelo para hacerlo. Así que es fundamental su ampliación. Las comunicaciones también son importantes y ahora mismo las empresas no tienen una buena comunicación con el sur de Galicia y puede hacer que las empresas se decidan por otros polígonos. También estamos muy preocupados por el pequeño comercio y la feria.

¿En qué sentido?
Entendemos que esta parte de impulso para nuestro pueblo como es el pequeño comercio está apagado. Un mismo local puede tener tres licencias de apertura en el mismo año, pero porque tiene dos de baja. Eso tenemos que evitarlo. Tendremos que dinamizar y buscar ideas para que, en situaciones como la nuestra, los comercios y la feria puedan desarrollarse, porque la feria de Carballo y el entorno del mercado municipal, que se reformó con fondos del Estado gracias a la gestión de José Antonio Viña, está muriendo.

Uno de los principales problemas que afecta al comercio es el alto precio de los alquileres de los bajos comerciales. ¿Qué puede hacer el gobierno municipal en este caso?
Intervenir en el precio de oferta y demanda del alquiler de los locales comerciales sería una injerencia por parte de la administración. Los propietarios tienen que ser conscientes, y allí habría que hacer un trabajo de divulgación, de que si ellos quieren tener un bajo alquilado tienen que bajar los precios y entender que tener un bajo en la calle Coruña no es lo mismo que tener un bajo en la calle Real de A Coruña. ¿Qué es mejor? ¿Un bajo alquilado o un bajo parado? Lógicamente, no le puedes decir a nadie el precio que tienen que fijar, pero sí les puedes informar que no es razonable el precio. Lo que sí podemos hacer desde el Concello es facilitarles los trámites burocráticos y valorar la bonificación de licencias a los comercios que abran.

Mari Carmen Vila y Valentín Costa, los dos concejales del PSOE en la corporación de Carballo en el pasado mandato | MAREMA para Diario de Bergantiños

“En una corporación de chillidos los proyectos se diluirían en el ruido y no es la política que queremos”

Mari Carmen Vila destaca el trabajo realizado por el grupo municipal del PSOE y su postura dialogante y constructiva para sacar adelante proyectos que, en su opinión, eran buenos para los carballeses.

El último mandato fue de mucho enfrentamiento en el pleno de la corporación. ¿Fue difícil tratar de mantener una postura ecuánime y no de crispación?
Es cierto que la tendencia, en especial en el último mandato, ha sido ser un poco visceral. Pero por ese camino la de Carballo terminaría siendo una corporación de chillidos y los proyectos se diluirían entre tanto ruido y no queremos que esa sea la forma de hacer política. Nosotros miramos por lo que está a nuestro alrededor y no por dar más la nota o crispar el pleno nos van a escuchar mejor. A lo mejor nos escuchan si no hacemos tanto ruido y presentamos buenas ideas, que es lo que nos interesa.

Habéis sido igual de críticos tanto con el gobierno como con el resto de los partidos de la oposición cuando fue necesario.
Todas aquellas cosas, las propusiera el gobierno o la oposición, que consideramos que podían ser buenas para los carballeses, las hemos apoyado. No hemos mirado ni el color político ni las personas que las presentaban. Es cierto que en el pleno hubo momentos de enfrentamientos entre algunos grupos políticos y alguna crispación hacia el gobierno, pero nosotros no queremos hacer esa política, no es nuestra forma de hacer política. Nuestra forma es proyecto, trabajo, personas. Mantenemos la postura: usted ha realizado un buen trabajo, estoy de acuerdo; usted no ha realizado un buen trabajo, no estoy de acuerdo.

¿Considera que tener la mayoría absoluta ha restado capacidad de diálogo al gobierno municipal y que eso afectó la gestión?
Estoy absolutamente convencida. Ha sido un mandato difícil porque la mayoría de las propuestas de los demás grupos han sido rechazadas. A nosotros nos han aprobado, creo, 19 propuestas y en el momento en el que salió en la prensa que el Partido Socialista, pese a ser el grupo minoritario, estaba sacando adelante proyectos y mociones no recuerdo que nos hayan aprobado ninguna más. No porque las ideas hayan sido buenas o malas sino porque gobiernan hacia la galería, no hacia el bien de nuestros ciudadanos.

Todos habéis reprochado la “apisonadora” de la mayoría absoluta.
Y cuando hemos reprochado esta “apisonadora” la respuesta del portavoz del gobierno municipal ha sido muy clara: ha sido lo que los ciudadanos han querido, tenemos la mayoría absoluta y no tenemos por qué cambiar nuestro enfoque. Ahí ya no tengo nada que decir porque cada partido político tiene su ideología y su forma de ver una ciudad o el rural, pero no se admitían, ya no digo críticas constructivas, sino alternativas a las ideas que tenían. La respuesta no debería ser lo hacemos porque tenemos la mayoría y ustedes se contentan si quieren.

¿Está satisfecha con la labor del Partido Socialista en la corporación en el último mandato?
Representar a mis vecinos en la corporación municipal ha sido uno de los mayores honores de mi vida. Hemos hecho lo que nos han pedido los carballeses, porque desde el momento en el que pasas a formar parte de la corporación municipal tienes que representar tanto a tus votantes como a los que no te han votado, porque estás trabajando para tu pueblo.