Las puertas de los colegios de la Costa da Morte se abren hoy para recibir a más de 7.700 alumnos de infantil y primaria en su regreso a las aulas. El curso comienza, en algunos casos, con obras que se extenderán al menos durante las primeras semanas de actividades.

Así sucederá en los colegios A Cristina y Xesús San Luis Romero de Carballo, en donde el Concello tiene en marcha obras de humanización en las calles del entorno de ambos centros educativos. En A Cristina los obreros llevan varios días trabajando en dejar lo más accesible posible las calles Camilo José Cela y Eduardo Blanco Amor, por las que se accede al centro educativo. “Aunque no está terminado por un problema de suministro de piedra, el acceso será seguro y todo estará vallado”, informó ayer el concejal de Obras e Servizos, Lois Lamas. En el Xesús San Luis Romero no habrá problemas de acceso porque las obras no afectan a las calles por las que se entra al colegio, sino a las vías Saturniño Cuíñas y Cemiterio Vello.

Obras en los colegios

En el colegio Bergantiños ya finalizaron las obras de mejora en el vestuario del gimnasio tan demandadas por la comunidad educativa. En verano la Xunta se encargó de sustituir la cubierta en lo que invirtió más de 23.000 euros y en las últimas semanas el Concello se ha encargado de la renovación de los baños, cuyos últimos toques –de pintura, limpieza–se estaban dando ayer.

En total este verano la Consellería de Educación invirtió más de 327.000 euros en trabajos de mejora de los centros educativos de la comarca. Además de en el Bergantiños, en Carballo el departamento autonómico actuó en el colegio Fogar donde se realizaron trabajos varios en fontanería y calefacción, y en el IES Monte Neme, donde prácticamente está listo el nuevo edificio.

Este verano la Consellería de Educación invirtió más de 327.000 euros en realizar mejoras en varios colegios de la comarca a los que se incorporarán hoy los alumnos de infantil y primaria

En Vimianzo se invirtieron 63.137 euros en la construcción del patio cubierto en el colegio San Vicenzo, según informan desde la Xunta, y una cantidad similar se usó para instalar un ascensor en el CEIP Eduardo Pondal, en el que además se realizaron mejoras en la instalación eléctrica. En Ponteceso también está siendo objeto de mejora el patio de As Forcadas con una solera para la pista deportiva.

La Consellería invirtió 31.691 euros en modificar y arreglar los cierres del colegio Os Muíños de Muxía y 908 euros en arreglar un alero levantado por un temporal en la cubierta del IES Maximino Romero de Lema de Zas.
Por su parte, en A Laracha se adecuó el baño para infantil, se reparó la cubierta y se instaló la línea de vida en el colegio de Caión, en tanto que en Otero Pedrayo se sustituyeron las luminarias. En Cerceda la Xunta realizó la segunda fase de los arreglos de la cubierta del CEIP Celso Emilio Ferreiro y en IES Fernando Blanco de Cee se arregló el forjado del gimnasio y de forma provisional el canalón de la fachada.

En Santa Comba se arregló el alicatado de la cocina del CEIP Barrié de la Maza y también se ejecutaron arreglos en la cocina del Pepe de Xan Baña. A su vez, en el IES Terra de Xallas se realizaron mejoras en la fachada.