El incendio que se originó al mediodía del sábado en la cocina del bar A Cova de Carballo y que se propagó a un garaje aledaño dejó numerosos daños materiales. Según informaron los bomberos de Carballo, en el incendio no solo resultaron afectados siete coches, también cinco bicicletas y la bodega con botellas de vidrio.

Además el fuego afectó al techo del garaje del que se desprendió el sistema de ventilación y material aislante, así como al sistema eléctrico.

En el garaje adyacente al que se propagó el fuego de A Cova, además de los siete vehículos se vieron afectados cinco bicicletas, al sistema eléctrico y de ventilación y las canalizaciones de agua que se derritieron y provocaron hasta tres fugas

Las canalizaciones de agua también resultaron dañadas y de hecho, el fuego derritió las canalizaciones de PVC provocando tres fugas en diferentes puntos del sótano. Sin embargo, el garaje no llegó a inundarse porque el servicio de agua del Concello cortó las llaves de suministro de agua y consiguieron taponar la fuga con obturadores. Eso no impidió que hubiera bastante agua en toda la superficie del local.

En el local de hostelería, al parecer, las llamas solo afectaron a la cocina, y el resto del establecimiento no sufrió daños, más allá de los ocasionados por el humo. No obstante, aún es pronto para conocer el importe económico al que ascienden los daños, que se encargará de evaluar el perito de la compañía aseguradora en los próximos días.

Una cocinera, herida leve

En el incendio solo resultó herida una de las dos cocineras que estaba en la cocina en el momento de originarse las llamas en la freidora. Las quemaduras de la trabajadora fueron en el brazo derecho, pero no de consideración.
En el incendio del garaje, donde incluso se produjeron dos explosiones con onda expansiva por el calor, la presión y el humo no hubo heridos que lamentar, si bien por un momento una mujer creyó que su marido estaba en el garaje, pero no fue así.

Por el momento el establecimiento hostelero y el garaje de la iglesia permanecerán cerrados en espera de la evaluación de los daños y del arreglo de los mismos.

Desde la gerencia del establecimiento agradecieron todo el apoyo recibido por los clientes y también por las trabajadoras y vecinos de la zona, además de dar gracias a los bomberos. “Espero estar con todos vosotros lo antes posible”, dijo la responsable.