Paula Rey Gómez nació en Barís (Rus) hace 41 años. Es delineante industrial y buena parte de su trayectoria profesional estuvo ligada al mundo de la construcción y del rural, hasta que hace cinco años dio un giro a su vida y comenzó a regentar el Bar Rusver en Berdillo, parroquia en la que reside y en la que, asegura, quedan muchas cosas por hacer. Después de varios años en la segunda línea política, Paula Rey ahora es candidata a la alcaldía de Carballo por Compromiso por Galicia.

¿Qué la impulsó a dar el salto y encabezar la lista de CxG a la alcaldía de Carballo?
Básicamente porque en esta zona Compromiso no tiene formaciones consolidadas. Estamos intentando implantar el partido en la zona y darnos a conocer por aquí y Carballo nos pareció el sitio ideal para empezar.

Hace cuatro años CxG ya presentó candidatura en Carballo, pero solo logró el 1% de los votos. ¿Cree que está vez obtendréis mejores resultados?
Yo creo que sí, que será mejor. Se está trabajando muchísimo más que antes.

¿Qué podría destacar de la candidatura de CxG y de las personas que la componen?
Somos gente totalmente normal, de aquí del pueblo y trabajadora.

¿Qué diferencia a CxG respecto al resto de los partidos locales?
Nuestra programa lo basamos en el apoyo al rural, ya no solo en infraestructuras, sino en la creación de empleo. Todos apuestan por centros de día, ciudades deportivas… pero nosotros creemos que lo básico es crear empleo.

¿Cuáles son las propuestas que tenéis para crear empleo en el rural?
Tenemos un proyecto para lo que sería la huerta y el agro en Carballo. Queremos crear una especie de cooperativa gestionada desde el Ayuntamiento y dar salida a los productos de aquí. Crearía empleo de autónomos básicamente, lo que generaría riqueza para las propias familias.

¿Qué otras propuestas tenéis para el municipio?
Pretendemos crear una línea de transporte interurbano. Queremos modificar la velocidad, adaptándola a las necesidades técnicas de cada vía. También apostaríamos por crear, no una ciudad deportiva, pero sí más espacios deportivos y arreglar las infraestructuras de los colegios, que están bastante desamparados.

¿Qué opina de la gestión municipal de los últimos años?
En temas de cultura, lo veo bien. Por lo demás, nada. Yo pongo como ejemplo Berdillo. Aquí hay una asociación de vecinos y yo formo parte de ella. Llevábamos años reclamando obras y cosas pequeñas que había que hacerse. Nunca nos hicieron caso. Siempre nos decían que no había dinero y que no se podía hacer. Se crearon los consellos parroquiales, en donde hay vecinos y también muchos afiliados del Bloque y demandas que nosotros llevábamos años pidiendo, con registro en el Concello, se hicieron en el momento. Lo que nos contestaron es que por qué no se había pedido antes; eso es reírse de la gente. ¿Por qué antes no se hizo caso a los vecinos?

Entonces los consellos parroquiales sí son útiles.
En donde no había ninguna asociación de vecinos o asociación cultural, están bien. Pero donde ya había una estructura formada no había necesidad de hacerlo. En donde había estructura lo que hicieron fue quitarle protagonismo a las otras asociaciones. Antes una asociación de vecinos o cultural hacía una propuesta, se le daba entrada en el Ayuntamiento y el alcalde o el concejal de turno te tenía que hacer caso. Pero no fue nunca así. Si antes no valía, ¿por qué ahora sí con los consellos? Que no digo que estén mal, pero había que hacerle caso antes también a la gente.

¿Qué es lo principal que hay que hacer en Berdillo?
Aquí hay aún muchas zonas sin saneamiento. Hay alguna carretera que habría que ampliar o acondicionar. Hay que terminar las aceras porque hay unas que están destrozadas. Incluso aquí frente al colegio hay una arqueta que lleva años rota y aún no la vinieron a arreglar. También hay que mejorar el acceso a internet y muchas cosas más.

En ese trabajo de puerta a puerta, ¿cuáles son las principales demandas que os hacen llegar los vecinos?
Depende un poco de la zona, pero principalmente, carreteras. La gente joven, una conexión a internet buena porque hay muchos sitios en los que incluso la conexión de teléfono es justa. También piden saneamiento, que haya algún parque infantil o una pista para poder hacer deportes. Cosas básicas, tampoco nos piden grandes infraestructuras.

¿Considera que hay un desequilibrio entre el casco urbano y las parroquias?
Creo que sí. Yo también viví en el casco urbano y si te paras a mirar, cuando hacen alguna inversión también tienen bastantes deficiencias. Hay cosas que se podrían mejorar.

En caso de llegar a la alcaldía, ¿qué es lo prioritario a mejorar?
Hay que conseguir un bienestar social, que solo se consigue teniendo trabajo. Por mucha ciudad deportiva que hagas y por mucha cultura que haya o actuaciones, si no hay dinero a fin de mes, no sirve de nada.

Desde el ayuntamiento ¿cómo se promueve ese empleo?
Trayendo empresas al polígono. Hay que reunirse con los empresarios, saber qué tienen ellos en mente. Bonificar terrenos, intentar ampliar el polígono a través del Ayuntamiento, en terrenos municipales; traer empresas grandes que creen puestos de trabajo. También deberíamos usar el centro de empleo para recuperar profesiones que no tienen relevo generacional y bonificar su contratación en las empresas del polígono.

¿Cuáles son sus expectativas en lo que queda de campaña?
Trabajar mucho. Nos quedan muchas casas y lugares por visitar.

Esperáis buenos resultados.
Yo creo que sí. Igual si no vienen tan buenos habrá que coger lo que venga.