Carballo podría tener en el verano de 2022 un nuevo centro comercial ubicado en la zona de A Revolta, con más de 18.000 metros cuadrados de uso comercial y otros 17.000 metros cuadrados de aparcamiento. Esos son los primeros números que valora la empresa promotora, Obras Guacal –asentada en el polígono de Bértoa–, que ha iniciado los trámites urbanísticos para desarrollar el ámbito de suelo urbanizable en el que se prevé la construcción de ese nuevo centro comercial en Carballo.

El primer trámite para hacer realidad este proyecto es la redacción del plan especial de esta bolsa de suelo urbanizable de más de 46.0000 metros cuadrados que está en plena carretera comarcal, en A Revolta, justo frente a la gasolinera de Cepsa.

El borrador y el documento ambiental estratégico están actualmente en período de exposición pública (hasta el día 29) con el objetivo de concluir el procedimiento de Avaliación Ambiental Estratéxica Simplificada de la Xunta.

Viabilidad y características

Según se destaca en el borrador del plan especial, tras realizar el promotor un profundo estudio de viabilidad comercial, “se ha identificado un importante potencial en el aspecto comercial y de ocio dentro de la comarca de Bergantiños encuadrando el proyecto a satisfacer la demanda de esa área de influencia concreta, sin competir con implantaciones ya asentadas”.

Profundizando más en estas demandas, el estudio de viabilidad concluye que este nuevo centro comercial en Carballo “además de cubrir las necesidades en materia de compra y consumo debe ir más allá y cubrir un más amplio espectro de necesidades tanto en restauración, ocio, hogar, automóvil…. Con el aliciente de no realizar grandes desplazamientos, dado que esta oferta solo está presente en el ámbito regional más alejado”.

Así las cosas, la previsión es que en esta superficie comercial se implante un supermercado de una marca de prestigio que funcione como “tienda ancla” que tendrá una superficie de unos 3.000 metros cuadrados.

Además, el borrador propone destinar unos 9.000 metros cuadrados brutos a la implantación de comercios de mediana superficie (entre 800 y 2.500 metros cuadrados) que, según el estudio, no están disponibles en la actualidad en el área de influencia del proyectado centro comercial en Carballo. El plan especial también prevé reservar unos 3.800 metros cuadrados a locales de ocio y hostelería.
Los 18.000 metros cuadrados de superficie la completaría la zona de oficinas, para la que se reservan unos 2.000 metros cuadrados del centro comercial.

Este nuevo centro comercial tendría, asimismo, 17.300 metros cuadrados de aparcamiento, dividido en dos plantas, y también se reservan unos 700 metros cuadrados para construir una estación de servicio.

Los redactores del plan insisten en que estos son números preliminares y que los mismos pueden sufrir modificaciones durante la tramitación del plan especial y la propia vida útil del centro comercial. “En cuanto a la descripción de la ordenación –aclaran los redactores–hay que tener en cuenta que estamos en fase de borrador, y por lo tanto ésta puede sufrir variaciones sobre todo en lo referente a superficies destinadas a los distintos usos e implantación en planta primera, derivadas del proceso de comercialización del ámbito y teniendo en cuenta que la consecución de la autorización comercial autonómica está ligada a contar con el 50% de la superficie comercial del centro ocupada”.

El plan también incluye la creación de una zona verde de unos 7.000 metros cuadrados.
 A todos estos datos del posible nuevo centro comercial en Carballo se suman los de creación de empleo. La previsión es generar 200 puestos de trabajo directos y un poco más de 300 indirectos, “a los que se sumarían los generados durante la fase de construcción que podrían alcanzar en torno a los 600 puestos”.

Movilidad

El plan especial también incluye el avance del plan de movilidad que en la actualidad se está redactando. En la propuesta de ordenación seleccionada el viario estructurante del sector partiría de una rotonda que se ejecutaría en la comarcal AC-552.

Este vial rodearía toda la manzana comercial conectando con una nueva glorieta situada en la zona meridional del sector donde enlazará tanto el tráfico de salida del centro comercial como la futura conexión con el vial que estructure los usos terciarios previstos en el sector de suelo colindante que daría salida, según establece el PXOM, a la avenida de A Milagrosa.