El sector del automóvil de la comarca, y también a nivel nacional, es uno de los más afectados por la actual crisis sanitaria y económica. Con un cierre de casi dos meses, los concesionarios de la zona solo vendieron en el mes de abril once vehículos (motocicletas, furgonetas, turismos, remolques y tractores), lo que supone una bajada de las ventas del 95% respecto al mes de febrero, el mínimo histórico desde que se tienen estadísticas de la matriculación de automóviles en Galicia. 

A pesar de esta caída lógica de las ventas por la falta de actividad y de que el sector no funciona aún al 100% por todas las restricciones impuestas por el estado de alarma, los empresarios dedicados a la automoción se muestran optimistas sobre el futuro y apuntan a que la clave para la recuperación del sector en los próximos meses será las facilidades de financiación que las marcas den a los clientes. 

Marcos Díaz Molk, del Grupo Dimolk de Carballo, uno de los más importantes del sector del automóvil de la provincia, asegura que en la actual situación de reactivación de la actividad el sector está siguiendo los datos de los países que ya han llegado a la nueva normalidad. Si bien se prevé una caída este año de un 50% en el negocio de la automoción -“lo que es lógico porque estuvimos dos meses cerrados y eso se va a notar en los datos del cierre del año”- sostiene que se están abriendo nuevas oportunidades de negocio que los empresarios pueden aprovechar. 

Oportunidades de negocio

“Se ve que hay oportunidades de gente que antes utilizaba el transporte público y que por seguridad empezarán a usar un coche particular para desplazarse y eso abre un mercado que no había”, afirma. Como respuesta a esta nueva demanda “las marcas se están poniendo las pilas y abriendo la mano para mejorar la financiación y dar facilidades de compra a los clientes”.

En este sentido, señala Díaz Molk que en los concesionarios Peugeot del grupo hay actualmente una promoción de cuotas de 20 euros al mes por lo que queda de año por un coche nuevo de la marca, cuotas que se regularizarán cuando pase el año y se vuelva a la normalidad. “Ahí no debería haber problemas. Si hay viabilidad, la financiación la conceden”, apunta el carballés.  

A mayores, destaca Díaz Molk que debido a que el parque de coches de la zona es bastante anticuado, las personas tienen la necesidad de cambiar coche y que las facilidades de financiación sumadas a las ayudas que baraja el gobierno para comprar coches eléctricos o híbridos, también generaran opciones de negocio en los próximos meses. 

La financiación no solo será importante para los compradores también para las empresas del sector. En este sentido, explica Díaz Molk que el grupo está estudiando desde hace un mes con los bancos el acceso a una línea de financiación de los créditos ICO del gobierno Central, cuya petición se concretará en los próximos días.  

Hace hincapié en que “nuestro grupo parte de una posición económica muy buena y no creo que tengamos problemas. Pero en previsión de lo que pueda pasar en el futuro y para tener un colchón para aguantar si vienen mal dadas, estudiamos pedir un crédito para asegurar el cumplimiento de los compromisos con nuestros trabajadores y proveedores”.

Reapertura

En esta primera semana de actividad tras dejar atrás dos meses de confinamiento, los concesionarios aún funcionan a medio gas. “Con la desescalada que nos ha marcado el gobierno estamos trabajando a un 50% de nuestra capacidad comercial”, comenta Díaz Molk, concretando que de los cuatro vendedores que normalmente hay en los concesionarios Peugeot y Nissan en Carballo, actualmente hay dos, uno por turno, porque la atención a los clientes se realiza en esta primera fase por cita previa. “Aunque queramos, no podemos trabajar a pleno rendimiento”, insiste, pero con la segunda fase llegarán más facilidades.

No obstante, pese a las restricciones la actividad no ha sido nula porque “la gente, mientras estábamos en confinamiento seguía informándose sobre los coches. Ahora lo que estamos haciendo es retomando los contactos y citándolos poco a poco”, dice el empresario. Para facilitar la petición de cita previa habilitaron una página web específica con la que se le hace llegar al cliente un certificado indicando los datos de la cita y que se cumplirán todas las medidas para garantizan la seguridad del cliente y de los trabajadores del grupo. 

Seguridad

Precisamente la seguridad es uno de los pilares de esta vuelta a la actividad del sector del automóvil. Por eso, el Grupo Dimolk hizo un gran pedido de equipos de protección con mamparas de plástico, geles para desinfectar, mascarillas y guantes para todos sus concesionarios de la provincia. En el taller, que se mantuvo abierto con servicios mínimos para atender las urgencias, los trabajadores realizan desinfecciones de los coches antes y después de cada intervención, al igual que en los vehículos que hay en la exposición. 

Estas medidas de protección se han tomado en todos los concesionarios que hay en la comarca. En los negocios de automoción del grupo Feirauto  de Baio cada taller cuenta con una máquina de ozono para higienizar el interior y el sistema de ventilación de todos los vehículos, tanto los de venta como los de reparación, y piden a los clientes que acudan a su cita con mascarilla.