Con el verano a las puertas y el cambio a la fase 2, parte del sector turístico carballés se pondrá en marcha a partir de mañana, aunque con las restricciones establecidas en los protocolos elaborados por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

Uno de las empresas del sector turístico que abrirá sus puertas con el inicio de la nueva fase es el camping de Baldaio, aunque ya adelantaron que el servicio de restauración y el bar no estarán disponibles hasta el inicio de la siguiente fase el próximo 8 de junio. Para ponerse en marcha han dado a conocer una serie de normas que todos los usuarios deberán respetar o, en caso contrario, se les expulsará de las instalaciones. 

Normas

Para garantizar la seguridad de todos los usuarios, los responsables del camping piden a los clientes que permanezcan el mayor tiempo posible dentro de las instalaciones, limitando las constantes salidas a la calle y también evitando estar en zonas comunes concurridas con otros clientes. 

“La recomendación es que permanezcan en sus parcelas el mayor tiempo posible” indican desde la dirección que, además, ha determinado el cierre de todos los servicios no esenciales del camping, como la zona de las lavadoras, el supermercado o la zona cubierta con la carpa, “es decir, todas aquellas zonas que impliquen concentración de personas innecesariamente”. 

La dirección del camping también explica que mientras no se normalice la situación generada por el coronavirus, la entrada a la zona de acampada queda exclusivamente reservada para los usuarios prohibiéndose la entrada de visitas. 

En cuanto al comportamiento que deben tener los clientes dentro del camping, la dirección recomienda evitar el saludo con contacto físico tanto para el personal como para los clientes. A su vez, será obligatorio desinfectarse las manos antes de entrar en las zonas comunes y también el uso de mascarilla en las zonas comunes dentro de los espacios cerrados, mientras que en las zonas exteriores se deberá respetar la distancia de dos metros y, cuando no sea posible, las personas deberán también usar mascarilla. Además, advierten que, en el caso de los niños, sus progenitores “serán responsables en todas las actividades que desarrollen en el camping, así como en todas las instalaciones del mismo”. En caso de que algún cliente tenga fiebre o algún síntoma relacionado con el Covid-19, la dirección pide que se les comunique de inmediato y ellos lo pondrán en conocimiento de las autoridades sanitarias para aplicar los protocolos de actuación. 

Hostelería

Una parte del sector de la hostelería de Carballo también retomará las actividades mañana. Uno de ellos es el restaurante del hotel Punta del Este que trabajará de 9 a 23 horas garantizando todas las medidas de higiene y seguridad. 

Los bares Oito, Korner, D´Luxe y otros establecimientos de la calle Estrella, como ya se indicó en estas mismas páginas esta semana, también abrirán sus puertas con la totalidad de las mesas de las terrazas (autorizado por el Concello) y atención interior con limitación de aforo al 40%. Los responsables de los establecimientos han hecho un llamamiento conjunto a los clientes para que respeten las normas establecidas.

El casco urbano ya no tendrá franjas horarias para pasear y hacer deporte 

A partir de mañana los carballeses no tendrán restricciones horarias para pasear y hacer deporte, a excepción de la franja de 10 a 12 y de 19 a 20 horas que seguirá reservada para los mayores de 70 años y personas vulnerables. Además, los dos padres podrán pasear con sus hijos, y ya estará permitido ir a la playa a tomar el sol o bañarse. El número de personas que podrán reunirse se incrementa a 15, aunque quedan excluidas las personas de avanzada edad, inmunodeprimidas, diabéticas o embarazadas. Las tiendas del Centro Comercial Bergantiños también se ponen en funcionamiento.