“Non podemos cambiar o mundo pero podemos melloralo”. Así lo asegura la carballesa Raquel Rodríguez, que está poniendo su granito de arena para mejorar la vida de más de 130 niños de Taznaqt, una pequeña localidad del sudeste de Marruecos. Para conseguirlo ha organizado para este domingo una sesión vermú en Rus –concretamente en Ramil–, con los Trastes de Cances y el DJ Toñito Rama, “que non o dubidaron cando os chamei”. La carballesa optó por realizar una sesión vermú porque “é algo que está en auxe e é case unha tradición na nosa zona”, en la que además habrá sorteo de regalos gracias a la colaboración de varios comercios. La idea es pasar un rato divertido con un fin solidario.

Todo lo recaudado en la fiesta y en las huchas ubicadas en la farmacia de Sofán, el bar A Piña, la cafetería Valle Inclán, la Bombonera, O Recuncho Ecolóxico y Foto Fuentes se llevará directamente a Taznaqt en diciembre.

Los fondos de la sesión vermú de Rus se entregarán en diciembre

Los fondos servirán para llevar a cabo varios proyectos: construir un baño en la guardería del pueblo y un pequeño parque infantil, además de adquirir productos médicos y de higiene personal e infantil, “que alí son un verdadeiro luxo”. Raquel comprobó todas estas necesidades a mediados de julio, cuando viajó como voluntaria de la ONG marroquí Amal Taznaqt. “Era algo que quería facer desde hai tempo. Foi unha experiencia gratificante aínda que tamén dura porque te das conta de que cousas básicas para nós, alí son un luxo”, apunta.

Raquel en su voluntariado realizado en julio

Destaca la diferencia en la calidad de vida entre el Norte y el Sur de Marruecos, donde “as mulleres dan a luz na casa e cortan o cordón umbilical cunha pedra” o “todo o curan con vinagre e cebola” al no poder acceder a los medicamentos. A pesar de eso, “son xente hospitalaria, que che dan todo a cambio de moi pouco”.