El viernes se celebró el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer y en la comarca tuvieron lugar multitud de actos en rechazo a la violencia machista, reivindicando la necesidad de educar y vivir en igualdad. Con estos actos, que se celebran todos los años, se pretendía visibilizar una realidad que sufren muchas mujeres en la comarca, tal y como se demuestra en las cifras que maneja el Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial.

Según estos datos, en el primer semestre del año, una media de seis mujeres denunciaron cada mes en los juzgados de Carballo y Corcubión casos de violencia doméstica.

En el primer semestre del año se presentaron en los juzgados de la zona  38 denuncias por violencia de género

A lo largo de este período se tramitaron un total de 38 denuncias, la mayor parte de ellas en la sede judicial carballesa (25). Con respecto al mismo período de 2015, el número de demandas bajó un 19,1%, aunque ello no quiere decir necesariamente que esta lacra que sufren muchas mujeres esté desapareciendo, sino que puede haber muchas mujeres que no se atreven a denunciar su caso.

En casi la totalidad de los casos fueron las propias víctimas las que acusaron a los maltratadores ante las fuerzas de seguridad. En ningún caso las denuncias fueron interpuestas por algún familiar de las víctimas y fueron mínimos los trámites que se iniciaron por la intervención directa de la policía o a través de un parte de lesiones.

También hubo mucho casos denunciados (siete en total entre enero y junio) en los que las víctimas se acogieron a la dispensa de declarar.

Delitos y medidas

Las denuncias obedecieron a la comisión de 42 delitos. De estos, 26 están tipificados en el Código Penal como malos tratos y lesiones de tipo físico y psicológicos a cónyugues o a mujeres que mantenían con el autor una relación afectiva y por tratos degradantes a una persona o ejercer fuerza violenta psíquica o física sobre cónyuges o familiares del mismo o del autor.

También se registraron, aunque son menos, casos de quebrantamiento de penas (4), contra la integridad moral (8) y la libertad (4) y otro tipos de delitos penales.

Asimismo, frente a las denuncias de maltrato, los jueces de Carballo y Corcubión decretaron 27 medidas penales judiciales, destacando la prohibición de comunicación para el 32% de los casos, y las órdenes de alejamiento para otra buena parte de ellos.

Entre las medidas penales judiciales merecen especial atención las órdenes de protección (que incluyen medidas de protección y seguridad de las víctimas).

En el primer trimestre del año se tramitaron un total de doce peticiones de órdenes de protección (incoadas en buena parte por las propias víctimas) y se adoptaron el 75% de las mismas.

Este tipo de medidas suelen adoptarlas con más frecuencia los juzgados de Corcubión y, de hecho, todas las solicitudes de este tipo incoadas en la sede judicial corcubionesa recibieron una respuesta positiva por parte de los jueces.


En los juzgados de Carballo la mayor parte de las denuncias son sobreseídas

Otro dato a resaltar en las estadísticas que periódicamente publica el Observatorio contra la Violencia de Género son la terminación de los juicios. En este caso lo más reseñable es que solo una mínima parte de los procesos judiciales referidos a la violencia machista que se tramitan en los juzgados de Carballo terminan en una condena.

Si en el primer trimestre el número de condenas solo fue para el 11% de las denuncias presentadas en Carballo, en el segundo trimestre las sentencias condenatorias solo fueron para el 7,7% de las denuncias presentadas. Ello supone que el grueso de los procesos judiciales en el municipio carballés terminaron por ser suspendidos provisionalmente por considerarse que no estaba justificada la perpetración del delito y otra parte de las denuncias fue elevada a una instancia superior. En Corcubión las condenas aumentaron en el segundo trimestre con respecto al primero (hasta el 25%), que es el mismo porcentaje de denuncias sobreseídas. El otro 50%, fueron elevadas.