La historia del Casino de Carballo no acabó ayer y puede que dure aún mucho tiempo. Al menos esa es la intención de la nueva directiva que desde anoche tomó las riendas de la centenaria entidad con el objetivo de hacer que sea, nuevamente, un importante referente cultural y artístico en el municipio.

Esa nueva directiva de cinco personas –que fue votada por la mayoría de los socios que se reunieron ayer en la asamblea general–, está encabezada por Víctor Lorenzo, un vecino de Carballo que hasta hace una semana no había visitado el Casino, pero que al pisar por primera vez la histórica sede de la calle Camiño Novo tuvo clara una cosa: “Esto tiene un valor que no se puede dejar perder y había que hacer algo”. Así que con otros cinco jóvenes decidió echarse a la espalda el peso de la centenaria entidad para que siga mirando al futuro con el mismo brío que tuvo una vez.

“El Casino de Carballo lleva 129 años ahí. Cómo vamos a venir nosotros a decir que vamos a inventar o reinventar el Casino”, explica. “Lo que queremos es revitalizarlo”; y para eso, asegura, hay que hacer que la sociedad carballesa conozca la asociación, “traerla aquí y que sienta lo mismo que sentimos nosotros al entrar por primera vez y demostrar que pagar los seis euros de cuota vale la pena”.

Cultura y arte como bandera

“El arte y la cultura tienen que ser la bandera del Casino. Tiene que ser un espacio de debate”, manifiesta Lorenzo que, además, asegura que la entidad tienen la posibilidad de abarcar un espacio en el ámbito cultural y social carballés fuera del ámbito más oficial.

De hecho, afirma que “en Carballo hay mucha gente con cosas que decir en el ámbito cultural y artístico a los que tenemos que dejar hablar” y el Casino puede y tiene que ser el espacio para hacerlo. Esa es la idea general, pero para los detalles habrá que esperar un poco, porque todo sucedió de manera tan precipitada que por ahora la nueva directiva no tiene un programa claro. “En una semana no podemos tener un programa, pero sí tenemos ilusión y ganas de trabajar”.

Así que el primer paso será sentarse con Ricardo Vilas –que durante el último año ha dirigido a los socios que voluntariamente aceptaron hacerse cargo la entidad para evitar su cierre– “y conocer las entrañas del Casino, la situación legal, económica y, paralelamente ir conformando un proyecto”, indica.

De la asamblea de ayer surgió una nueva y joven directiva para el Casino de Carballo, encabezada por Víctor Lorenzo que quiere convertir de nuevo a la centenaria entidad en un referente cultural y artíctico

En un plazo de uno o dos meses esperan hacer una presentación más completa de la nueva directiva y trazar las líneas de lo que será la actividad del Casino. Para eso, señala, quieren contar con la participación de todos los socios. Otro de las tareas, quizás la más importante, es incorporar a nuevos socios “que son la sangre del Casino, lo que le da liquidez”, sobre todo ahora, después de las bajas que sufrió en el último año.

Asimismo, la intención de la nueva directiva es profundizar en la esencia y la historia del Casino y para lograrlo quieren hablar con los socios más antiguos “para que nos informen y expliquen lo que significa el Casino” y que eso tenga un reflejo en el futuro de la entidad.

“Nos queda todo el trabajo por delante”, apostilla Lorenzo, que por los próximos dos meses tendrá la colaboración de Ricardo Vilas para afrontar la nueva etapa con la que dará otra vez brillo a la entidad.